Zero waste

imagenes de paisajes naturales, montañas, otoño, lagos y flores (1)
¡Buenas tardes queridos!

A pocos días de dar la bienvenida al verano (de verdad de la buena) y de despedir el curso escolar, hacemos un repaso en la mochila con respecto a nuestra actitud y acciones naturalmente sostenibles.
Cuidar del planeta forma parte de nuestro objetivo como padres: dejar en herencia a nuestros hijos un mundo mejor. El respeto hacia todos debe acompañarse de un respeto hacia todo.
Con este objetivo en mente, y viviendo el escultismo como lo hacemos en la mochila (y cito una máxima: “el deber del scout comienza en su casa”), aprovechamos el tirón del último proyecto escolar de número tres, que trata sobre las tres “R” (os dejo aquí el enlace de un post antiguo sobre el tema https://cuatroenmimochila.wordpress.com/2015/11/17/las-tres-erres/) para evaluar el impacto de la mochila en el medio ambiente. ¿Nos acompañáis?
24261415990621d826b8f137e8b1e41560c26802f2f9ef___reducereciclareutiliza
Las tres “R”: reducir, reutilizar, reciclar.

Queridos, está claro que el reciclaje no forma parte de nuestra labor como habitantes de este maravilloso planeta -básicamente porque no tenemos a nuestra disposición la tecnología y medios suficientes como para instalar una planta de reciclaje en la mochila- pero sí el paso previo: la separación de residuos. Así que vamos a centrarnos en este punto.
Como-separar-la-basura-en-casa-2
No hay mejor ejemplo para los niños que colocar cada cosa en su sitio, tanto dentro como fuera de casa. De nada sirve que les expliquemos para qué sirven los distintos contenedores que ven en la calle si a la hora de la verdad no hacemos uso de ellos, e incluso si ni siquiera hacemos uso de las papeleras normales y corrientes (os diré que hace una semana, para celebrar el día del medio ambiente, los numeritos mayores visitaron el cole de los peques con instrumentos que prepararon reutilizando botes, botellas, etc. Pues justo dos días después, algunos padres contemplamos cómo alumnos que habían presumido de pancarta al grito de “cuidemos el planeta” no se despeinaban en absoluto dejando latas por el suelo en la entrada del edificio -¡con papeleras a pocos metros!-). ¿Qué significa eso? Pues que hay mucha teoría y muy poca práctica.
En la mochila intentamos que los residuos no se “escapen” sin querer a otro contenedor. Por ello indicamos claramente dónde va cada cosa, repasamos juntos los distintos tipos de residuos y, en caso de duda -que siempre puede surgir- buscamos información en la red. Asimismo hacemos uso de un juego tipo oca que nos ha traído número tres sobre el tema ¡y es muy divertido!
Os dejo unas fotos, por si queréis haceros vuestro tablero en casa…
IMG_20180612_150036.jpg
IMG_20180612_150100
Reducir (zero waste)
Queridos, la conclusión a la que llegamos en la mochila, después de estos meses siendo quizá más conscientes de nuestras compras y los residuos que generamos, es que producimos muchísima basura, ¡muchísima! Y eso que intentamos evitar productos excesivamente envasados (comprando a granel, por ejemplo). Lo de los envases es un tema que me trae de cabeza… ¡A la que te descuidas se llena una bolsa!
bolsabasura11
Podéis decir que claro, con siete en la mochila es normal que aumenten los residuos, pero sinceramente creo que nos podemos esmerar más.

Y éstos son los puntos que vamos a trabajar desde ya:

-en el cole: pese a que los numeritos llevan portabocadillos, el tema bebida todavía no lo tenemos solucionado, y hasta ahora llevaban botellas de plástico. Ya hemos hecho una búsqueda y hemos dado con unas cantimploras de vidrio aptas para ellos.¡Fuera tanto plástico!
IMG_20180613_070043
-en la mochila: por una parte está el tema pañal, ya os comenté que habíamos tenido resultados un tanto reguleros con los pañales de tela en el pasado, pero de cara al verano, con bebé empezando a espaciar el momento “poo”, y ya que tenemos la inversión hecha, vamos a combinar ambos tipos de pañal, a ver qué pasa.
Con respecto a otras mejoras en la mochila, instauramos las comidas con servilletas de tela (que vamos a personalizar para que sea más atractivo para los numeritos), y seguiremos insistiendo en las compras con el mínimo envase.
CIMG2514_thumb[3]
También estamos cambiando el tema limpieza del hogar, porque cada día llevo peor lo de usar productos químicos. Así que por salud, y por respeto al medio ambiente, estamos optando por mezclas homemade. Menos trastos, más salud.¡Y misma limpieza!
Limpiadores-naturales-casa
Otro aspecto que podemos destacar para reducir residuos (objetivo zero waste) es el tema alimentos.
Ahí lo tenemos muy fácil las familias numerosas: ¡nuestra máxima es que no se tira nada!😂😂😂😂
Sí queréis que me explaye un pelín más (pero poco) os digo: cuidad las cantidades y la conservación de los productos, estando siempre atentos a su fecha de caducidad. ¡Y tirad de congelación y de imaginación culinaria!😉

Reutilizar
Mirad queridos, en la mochila hay tres cosas que siempre tienen segunda vida: tarros de cristal (para conservas o almacenaje), cajas de zapatos (distribuyen muy bien el contenido de cajoneras grandes) y ropa (para adaptarla a uno mismo o a otro miembro de la familia, para limpieza…). ¡Incluso el mobiliario puede reubicarse y tener un nuevo papel! Y si no, ¡se dona o se vende!
Queridos, un consejo si me lo permitís: ¡no convirtamos nuestra casa en un trastero! Si no le damos un uso a cualquier objeto durante meses, es que no lo necesitamos ¡y puede que otra persona sí!
muebleton_recoleta_para_damnificados_sismo
Queridos, seguimos con este reto, con la ilusión de formar parte de una comunidad que es cada día más consciente de lo que supone su paso por la tierra, que busca su felicidad (un planeta limpio es un planeta bello) y la de los que vendrán después. Os invitamos a uniros a este proyecto con pequeñas acciones, con actos sencillos que podáis hacer vuestros y mantenerlos toda la vida. Cualquier cambio ya supone una mejora…
Dentro de unos meses, quizá a final de año (que es un buen momento para hacer un repaso) volveremos a “auditarnos” ¡y a ver qué conclusiones sacamos!
Disfrutad queridos de este fin de semana, ¡nos vemos en verano!😊
Besos mochileros 😘😘😘
planeta-tierra-min-e1487870067631

Fotos mochileras y goole. 😉

Anuncios
Estándar

Cuando tú no estás…

¡Buenas tardes queridos!
Viendo que ya me conocéis como la palma de vuestra mano, cambio de tercio con unos tips muy sencillos, a modo de carta, sobre “supervivencia monoparental”…
¡Sí, en la mochila llevamos toda la semana sin señor marido! Faltan ya escasas horas para el reencuentro, y no creáis que no hay ganas. ¡Pero también tiene su puntito esto del control absoluto de la mochila! 😉
1451287800_145128_1451287800_noticia_normal

¿Queréis saber dónde ha estado señor marido? Una pista…
IMG-20180605-WA0006

Cuando tú no estás
Señor marido:
Cuando tú no estás, me obligas a crecer en todos los sentidos. Cada día se convierte en una gran montaña que escalar, obstáculos que ir superando con la mejor de mis sonrisas, y no es nada fácil.
Requiere una preparación exhaustiva, calentar antes de emprender la ruta, no sea que pinche o me dé una pájara de ésas. Y, aunque siempre surgen imprevistos, tener un mapa que indique el camino (y una estimación de tiempos) es algo que sabes siempre me ayuda.
10-New-Ways-to-Think-About-Journaling-photo3
Así que, señor marido, fiel a mi estilo he dividido la montaña en tramos bien definidos, en un ir de refugio en refugio, siempre avistando el siguiente (la motivación es importante) y siempre con un pequeño premio a la espera en cada uno de ellos ¡me lo merezco!
sherpas-los-heroes-olvidados-de-la-montana
Llevar una mochila tan pesada, no sólo por quienes viajan conmigo (me siento muy sherpa ahora mismo), sino por todos los temores, inseguridades y prejuicios que me acompañan habitualmente -y que ahora crecen-, hace que en más de una ocasión quiera desistir de esta misión. ¡Soy muy débil, ya lo sabes! En esos momentos, me siento, respiro, y me repito a mí misma que:
uno, no hay más remedio ¡tira con todas tus fuerzas, tú puedes!
dos, si se produce esta situación (subir esta montaña así de cargada) es porque realmente confías en mis capacidades, ergo aunque ahora no me lo crea, las tendré (¡así que levántate y lucha!)
FB_IMG_1527935505446
Señor marido, me doy mi tiempo -y mis merecidos descansos- en el camino. Sé que ahora no hay relevos, nadie va a tirar de mi mano y a ayudarme con un último empujón, así que toca distribuir mi energía. Y bajar el ritmo todo lo posible, que al fin y al cabo ésto es una carrera de fondo (y cuesta arriba). Así que me centro en lo más importante y urgente, y lo demás ya vendrá cuando tú estés conmigo. Y si no supero una marca, o la foto no sale bonita no me voy a estresar, que eso de competir no va con nosotros…
Tiempo al tiempo, pasito a pasito.
IMG_20180301_143416
Señor marido, ponerme en tu lugar también es una gran ayuda. No olvidó tu dedicación, esfuerzo y gran sacrificio ¡sé cuánto detestas la soledad de un hotel, abrir una puerta y que no se cuelguen de tu cuello un montón de bracitos al grito de “hola papi”! Y te agradezco que, muy de vez en cuando, me “compliques” la vida con estas misiones. Porque así te valoro más, porque así te admiro más, porque te conviertes en el héroe de la mochila, con tu ejemplo y preparación. ¡Cuántas veces me piden ahora tus peques que les hable en inglés, porque quieren viajar contigo! ¡Cuántas veces han calculado qué hora será allí, imaginando qué estarás haciendo! ¡Cuántos momentos delante del mapamundi, repasando una y otra vez países y ciudades en las que has estado!¡Cuántos proyectos, ideas y detalles para preparar, y recibirte como te mereces!
Mapa_Político
Descontando las horas, minutos y segundos que quedan, que el tiempo corre a nuestro favor aunque los días se hagan eternos algunas veces. Despertando algunas noches oyendo cómo te llaman en sueños, soñando que ya estás aquí, me despido hasta dentro de un ratito. La mochila espera para el esprint final y, con la imagen de tu sonrisa en mente, lo voy a disfrutar.😊
IMG_20180528_121630
¡Gracias queridos por estos cien posts! ¡Gracias por acompañarnos en este viaje! ¡Por muchos más, siempre a vuestro lado! ¡Gracias!
Besos mochileros 😘😘😘
maletas-baratas

Estándar

Con tus manitas

¡Buenas tardes queridos!
Como os comenté el pasado viernes (¡siento el retraso!), hoy nos vamos a arremangar un poco para hacer algunos detallitos de fin de curso… Los podemos usar para nuestros profes, para algún familiar, para amigos ¡o para nosotros, que también nos merecemos algún regalo de vez en cuando! 😉
enviar-manualidades-usuarios-668x400x80

Estos detallitos son ideales para hacerlos con los peques, así que si estáis buscando alguna manualidad para el verano, ¡este es vuestro sitio!

1.-Marcapáginas.
Si nos seguís en facebook, recordaréis (y si no, ya os lo recuerdo yo) que el regalo de cumpleaños de número dos para los compañeros de cole fue un marcapáginas casero… Bueno ¡número uno repite la idea! Aunque él cambia el formato, porque ha añadido unas imágenes de su colección favorita, y también se lo ha currado un poco más, escribiendo una dedicatoria para cada uno. Éstos que véis aquí son obra de los peques tres y cuatro, y lo único que cambia es que en el cole tienen plastificadora (si tenéis una ¡adelante!). Pero si no tenéis, tirad como nosotros de forro transparente para libros… ¡funciona igual de bien!
Lo único que necesitáis es cartulina del color que queráis, un diseño del marcapáginas, colores, pegatinas o lo que prefiráis para decorar, y luego forro o fundas para plastificar. Muy importante dejar un margen para que no se despegue el plástico ¿vale queridos?
Y si recortáis alguna muesca en el marcapáginas -fijaos en el que pone día del libro, tiene dos cortes justo por las hojas- ¡lo podéis usar como un clip!
IMG_20180601_122506

2.-Imanes.
Aquí se “complica” un poco el tema, porque necesitaréis una lámina de imán (de venta en tiendas multiprecio/bazares). Y vuestra imaginación. Aquí os animo a probar también las hojas de goma eva, para darle un poco más de volumen, concienciar a los peques reutilizando tubos de cartón (papel de cocina o higiénico), y también que os animéis con manualidades como el bloc de notas para escritorio, es decir, sin imán, y también carátulas chulas para vuestras libretas, diarios o libros favoritos: protegen, decoran, y tienen vuestro toque personal. ¡Ya me contaréis!
60-Colab-Uni
Foto fuente google 😉
a) Sencillos
Queridos, si queréis un elemento puramente decorativo, simplemente calcad o dibujad vuestro diseño en el material que hayáis elegido, recortad, decorad… ¡haced lo que os de la gana, tirad de creatividad! y al final pegad un par de tiras de imán para que se fije bien. ¡Tachán!

b) Imán-bloc de notas
Y si sois más de decoración pero con una utilidad, aquí tenéis este bloc-imán para notas, de nuestro número uno, que tiene como toque genial tanto el diseño para cocina con la forma de cupcake, como la forma de fijar el bolígrafo. He de decir que me pareció una idea magnífica ¡y una grata sorpresa cuando me lo regaló! El velcro con adhesivo también lo podéis encontrar en bazares, o directamente en mercerías. Muy práctico para la ropa, ¡y para manualidades de este tipo! 🙂

3.-Camisetas con mensaje.
Para hacer esta manualidad (que puede ser tanto de camiseta como de cualquier otro producto textil: bolsos, zapatillas, gorras, ¡lo que se os ocurra!) lo ideal es que compréis pintura especial para tela. Disponemos de un amplio abanico de productos que tienen la ventaja de fijarse mejor al tejido que los típicos rotuladores permanentes, y también con más colores. En la mochila nos hemos decantado por los rotuladores (estos son de la marca giotto) porque son muy sencillos de aplicar, se fijan con el planchado, vienen un montón de colores en la caja, y están fenomenal de precio. También hemos probado con témperas, pero con numeritos pequeños e impacientes… el lío puede ser tremendo ¡ya os aviso! 😉
Recursos-manualidades.jpg
IMG_20180601_090347
Las fotos que véis son del regalo de cumpleaños de señor marido (no os pongo las fotos de la parte delantera porque le da un poco de palo que sepáis su edad jejeje), y como observáis, la camiseta tiene dibujadas las manos de todos los numeritos y un mensaje para él. Un regalo sencillo, colorido, y un recuerdo para toda la vida de sus mayores tesoros.
Como alternativa, si no os van los tejidos, sabed que también hay rotuladores especiales para loza. ¡Podéis personalizar tazas, platos, bandejas… ¡todo un abanico de posibilidades!
tazas-bigote-300x225
Foto fuente google

Como véis queridos, son manualidades sencillas, resultonas y que se pueden personalizar muy fácilmente. ¿Os animáis con alguna de ellas?
Os animo a que me enviéis vuestras obras maestras, y hacemos una exposición muy chula ¿qué me decís? 😉
maxresdefault
Por último, pero no por ello menos importante… ¡vamos a publicar la entrada cien del blog! ¡Sí queridos, es la próxima! Nunca pude imaginar que la mochila llegaría tan lejos, os estamos muy agradecidos. Y queremos que seáis partícipes de esta entrada: ¿qué os parece un Q & A? Enviad preguntas acerca de la mochila, e intentaré contestarlas. Para que nos conozcáis un poco mejor, para sentirnos más cerquita. De corazón a corazón ¿de acuerdo queridos?
Así que espero vuestras preguntas (las podéis dejar aquí en comentarios, o enviar mensajes a la página de facebook o instagram). ¡Gracias!
Besos mochileros

Estándar

¡Pañales, pañales y más pañales!

¡Buenas tardes queridos!

Ya vamos despidiendo este mes tan intenso en la mochila ¡para empezar otro más trepidante si cabe!
Y lo queremos hacer revisando un poco nuestra trayectoria “esfinteriana” si me lo permitís, jejeje 😉
2013-12-05-3207MBS6380
La verdad es que en la mochila estamos viviendo un momento muuuuuy dulce… ¡es la primera vez en siete años que únicamente necesitamos pañales para uno! Y se nota, queridos, en la basura, en el bolsillo, ¡es todo un desahogo!
Con esta confesión, añado otras tanto profesionales como de cosecha propia. Sí, los numeritos no han sido precoces en el tema control de esfínteres, hemos tenido de todo, menos precocidad ¡y qué más da!
6fdfd394235cf01699de503df0a08c67
El tema es que el desarrollo del niño NUNCA se da en línea ascendente, ¡van a escalones queridos! Y cuando uno se desespera porque parece que no avanza en un determinado hito de su desarrollo (porque lo compara con otros, porque ve en la cartilla de salud que “a su edad ya debería…”, porque las opiniones de las personas que nos rodean, y un largo etc -que da para varios post-) pues va ¡y tachán! ¡Objetivo conseguido!
Y mirad queridos, DA IGUAL LO QUE HAGAMOS AL RESPECTO. Da igual que venga el buen tiempo. Da igual que el niño sea de enero o de octubre. Da igual -en este caso en concreto- que pongas al niño en el orinal cada cuarto o cada media hora… (Al contrario, queridos, si se fuerza al niño puede, hablando en cristiano, cogerle manía al orinal de marras). El niño llegará al control de esfínteres CUANDO ESTÉ PREPARADO, ni más ni menos. Y creedme, he visto, atendido y sufrido en mis carnes este tema, que resulta que es muy natural, muy normalizado, pero oye, todos los niños son unos portentos de puertas para fuera.
Pues con los numeritos hemos tenido de todo, repito, y también pasamos por las angustias y los sentimientos de culpa hasta que nos plantamos (que sí, que llegó el momento en que tocó decir “oiga usted, que no, que el niño no tiene ningún problema, vamos a relajarnos todos ya”).
images
Añadiré además, queridos, que al hacer pleno en esto de la dermatitis atópica, también hemos tenido casos de brotes tan brutales sobreañadidos a dermatitis del pañal (decidme si os interesa, y charlamos al respecto queridos),que hasta hemos investigado, analizado y probado las bondades de los pañales de tela y absorbentes de todo tipo para los pañales, con resultados dispares, para qué os voy a engañar.
Ésto nos llevó a conocer los pañales “eco” desechables (que sí existen, queridos, aunque sólo se comercializan en tiendas especializadas), y finalmente a hacer un ránking de pañales desechables, que es de lo que quería hablaros hoy.
pañales-bebes
HAY PAÑALES… Y PAÑALES.
Voy a ponerme un poco escatológica queridos, pero es fundamental, al hablar del bebé y de un buen pañal, comentar el tema de las cacas (perdón, deposiciones, que es más fino) 😉
También es necesario comentar las peculiaridades del recién nacido, en especial de su piel. Queridos, independientemente del tipo de alimento que se le dé (lactancia materna o artificial, que es importante en este asunto, pero más adelante), lo importante siempre siempre siempre en un recién nacido es que esté seco y protegido. Su piel todavía no está acostumbrada al roce, ha vivido durante 9 meses en pelotillas y rodeado por un líquido la más de agradable y suave. Y ahora, de repente, le cubren con cosas varias y encima se le salen líquidos más o menos agresivos para la piel. Quiere esto decir que es fundamental mantener una higiene y cuidados muy exquisitos durante unas semanas como mínimo.
Pero va pasando el tiempo ¡y lo hace muy rápido queridos! y el bebé ya va curtiéndose, creciendo sano y fuertote, y como papás os podéis preguntar… Oye, yo por mi niño ma-to, pero ¿alguna opción calidad-precio que esté apañada?
O incluso más allá, cuando el peque empieza a tomar otro tipo de alimentos, o desde el principio con lactancia artificial… ¡Las cacas del nano tumban a un muerto! ¡Hay vahídos con el cambio de pañal! ¡Toca poneros una mascarilla y todo! ¿Qué se puede hacer antes de morir intoxicado?
Y como bonus… ¿Es necesario embadurnar con millones de cremas el culito del bebé en cada cambio de pañal?
450_1000
Pues queridos, si os interesa, ¡seguid leyendo!

LA ELECCIÓN DEL PAÑAL.
Queridos, es de cajón, pero siempre está bien recordar el primer punto: el pañal se elige en función del peso del bebé. Oye, que me he equivocado y resulta que sólo tengo unos más grandes o pequeños para un apuro, pues nada, se usan y ya está, no vamos a fustigarnos. Pero recordad una cosa: los pañales tanga (por pequeños) se os van a salir al primer despiste, y por todos los lados, ahí vosotros. Y los Julián Muñoz (axileros, por grandes) tienen el peligro de quedar sueltos en la zona de los muslos, así que os pueden sorprender… desagradablemente.

1.-Recién nacido.
Queridos, como os decía hace un par de párrafos, en nuestra opinión el recién nacido merece un apartado especial. Y aquí, en la mochila, no nos la jugamos. Todos los numeritos, sin excepción, han usado Dodot Sensitive (el blanco), tanto en pañales como en toallitas, durante su periodo neonatal -o sea, el primer mes- y la mayoría también durante el segundo. Las razones, ya las hemos comentado. En nuestra opinión -insisto, porque podéis estar de acuerdo o no, y no hay base científica más allá de la del desarrollo del producto, además de no ser ésta una plataforma para hacer publicidad- Dodot Sensitive es el pañal que mejor absorbe las primeras cacas, dejando la piel del bebé muy seca. Las toallitas además nos gustan por su grosor, y el líquido que las impregna nos da la sensación de cuidar muy bien su piel.
Panales-Dodot-Sensitive-Recien-Nacido-Dodot-31
Añadiré que se ha mejorado bastante en los últimos años -en general- con el tema de los pañales para prematuros. Recuerdo a número tres, pobrecito mío, con el pañal a la altura del sobaco porque no había más. Con número cuatro, más pequeñita todavía, probamos todos los pañales de prematuro que encontramos en el mercado (lo siento Mercadona, pero los tuyos fueron un cero patatero, por rígidos) y volvieron a ganar los Dodot Sensitive (que vuelvo a repetir, son los blancos).
Se me olvidaba comentaros que estos pañales tienen un detalle muy muy interesante. Es su línea central. Resulta que por todo el pañal, de delante hacia atrás, hay una línea amarilla. Pensaréis que no son muy originales decorando el pañal, pero resulta que no es una simple decoración. Es una línea que reacciona con el pis y/o la caca ¡y cambia de color! ¿Y por qué es esto importante? Imaginad que vuestro bebé se acaba de dormir, y se tira un pedete… (ya os dije que iba a ser un pelín escatológica, jeje). Os ha costado un montón que se duerma, pero no queréis que se pase tres horas -o las que sea- con la plasta ahí puesta. Si abrís el pañal, se despertará. ¡Pues no hace falta! Simplemente miráis el pañal. Si la línea sigue amarilla, ¡dormid tranquilos un rato, que aquí no ha pasado nada! Y si está azul, pues os ha tocado plasta 😦

2.-De colores.
Hago un apartado ahora con respecto a los pañales Dodot, porque la cosa se pone fea para ellos en cuanto el peque crece un poco más. ¡lo siento, en la mochila valoramos calidad y también precio, que todo cuenta!
Mirad, a mí me gustan mucho. Será porque nos han acompañado a lo largo de nuestra vida, será porque se hacen en mi tierra (que no, pero sí), será porque se les ve con ganas de innovar, y de hecho son los que más investigan en el sector -al menos en España-, y presentar productos de calidad la mayoría de las veces…
Digo la mayoría porque seguramente ya sabréis -y si no os invito a pasear por los lineales de pañales en el hipermercado- que Dodot tiene colores para todos los gustos. Como os decía antes, tiene los pañales blancos, también los de siempre -los azules-, y también morados -Activity y Liberty, que son como más avanzados, es el Dodot más “plus” de todos- y la línea básica que es naranja y que, siguiendo con mi opinión, son una patata.
¿Queréis saber más opiniones? Pues mirad, quitando el naranja -que es un NO NO en la mochila-, todos los demás están fenomenal. Pero tampoco hace falta tanto. Con su sistema de tres tubos (luego os pongo un vídeo de una conocida youtuber -Verdeliss- que visitó su fábrica recientemente para que veáis) y con las perlitas de gel que han desarrollado, ya os digo que en nuestra experiencia la SERIE AZUL va pero que muy bien, tanto de día como de noche -que ahí está el quid de la cuestión-. ¿La serie morada, lo más de lo más, vale la pena? Pues queridos, insisto en que no soy quien para decir qué debéis comprar y que no, pero en mi opinión no es necesario gastarse más dinero. Punto.
37692138

Aquí os dejo el vídeo…

3.-Pañal de día, pañal de noche.
Seguimos queridos con el crecimiento de nuestro retoño. Ya han pasado un par de meses, su piel se va adaptando a las vicisitudes de la vida y de sus restos, y decidimos ver si hay en el mercado otros pañales respetuosos con su piel… y con nuestro bolsillo. ¿Hay vida más allá de Dodot? Pues queridos, sí la hay.
Y aquí hay que tener en cuenta varios aspectos, tanto del retoño como del pañal.
Primero, las horas que pasa el peque dormidito del tirón. Porque si no duerme más de tres horas seguidas, tanto de día como de noche, podréis pensar -con razón- que prácticamente cualquier pañal que no le irrite la piel vale.
Peeeero si son dormilones (que digo yo que alguno habrá), si tienen un buen pañal que evite las fugas… ¡como padres que necesitáis descanso, será como si os tocara la lotería!
Aquí sí os digo que cada bebé es un mundo, y puede que queráis investigar por vuestra cuenta. Con Dodot no vais a fallar. Pero hay más.

4.-Duelo de pañales.
Y mirad, queridos, para que no tiréis vuestro dinero a la basura, os digo los que NO valen la pena. Y aquí vienen los Carrefour.
Recientemente compramos de esta marca -porque no tuvimos otra, ya lo he dicho-, y os voy a comparar con fotos los pañales vs los de Mercadona, que son los que usamos en la mochila.
delyplus-portada
De precio están bastante parecidos. De calidad, como podréis observar, ni punto de comparación. Así a simple vista. He de decir que por fuera, los Carrefour pintan muy bien, son muy agradables al tacto, y a la hora de ajustar están genial. Y ya no hay nada más -positivo- que añadir.


La absorción, insuficiente. Fijaos en la foto del pañal abierto. El de Mercadona (a la derecha) tiene absorción hasta el final, donde está el elástico. El de Carrefour (izquierda) se termina 5 cm antes.

Os pongo fotos de cada uno, indicando con el dedo dónde termina la capa absorbente ¿lo véis? También se nota en el pañal plegado que es más delgado.
IMG_20180523_134216
¿Conclusión? Pues que los escapes están a la orden del día.
Otros duelos que están bastante igualados en mi opinión son Mercadona vs Lidl o Dia. Queridos, estas tres marcas están pero que muy bien. Y si vivís en la zona de levante y tenéis algún Consum a mano, también. ¿Con cual nos quedamos en la mochila? Pues ahora mismo, queridos, por movilidad, con Mercadona (porque lo tenemos prácticamente al lado). Ajustan bien, absorben fenomenal durante toooooda la noche, y las cacas líquidas -salvo temas explosivos, pero ahí no se salva nadie- también se gestionan bien. Así que, desde el punto de vista calidad-precio, éstos son el top uno del ránking.

5.-Otros.
Queridos, hay más pañales que recomendar ¡hay un montón: Moltex, Chicco, bbtips…! Y otros que no. Empecemos por estos últimos. Ya no se oyen tanto, pero hubo una época en la que teníamos Huggies hasta en la sopa. Y yo sigo sin saber muy bien por qué. A mí no me funcionaron, ni los pañales normales, ni los Dry-Nites, ni los pañales bañador. Así que para la mochila son un NO. Quizá hayan cambiado, después de… no sé, pero cinco años fijo. Pero no sabré nunca.
figura-de-pañales-tren
Sí repetiría con los pañales Chelino. Queridos, los conocí con número tres porque me regalaron un pack pañales-lote de productos de higiene (¡es el mejor regalo para bebés y papás del mundo, quedaos con la copla!). Y venían con Chelino. Me comentaron que se habían dejado asesorar en la farmacia y que, como ya sabían que número tres ya apestaba pañal, iba a notar la diferencia. ¡Y vaya si lo noté!
597b406b8799e80712a37569.1000x1000.jpg
Queridos, estos pañales ¡están perfumados! Y eso además de ajustar y absorber bastante bien. ¡Están perfumados! ¡Están perfumados!
Porque nos acostumbramos a las primeras cacas del peque, tan color mostaza y con un olor bastante agradable, y entonces ¡se acabó! Con la alimentación complementaria vienen las arcadas y los mareos. Así que si os afecta el tema olfativo, o conocéis a alguien que no lo soporte…. ¡Poned un Chelino en vuestra vida, no os arrepentiréis!

6.-Cremas.

Queridos, para terminar -que me estoy enrollando bastante ya-, hablaros brevemente sobre las cremas para el culete.
Pasa lo mismo que los pañales, hay infinidad. Las más conocidas, Bepanthol, Mitosyl, Chicco, Weleda, Natusan, Johnson… pues eso ¡millones!
¿Realmente es necesario tanto producto? Y además ¿realmente es necesario dejar el culo blanco de tanta crema? Porque se nos regala la cremita, pero no se nos indica cuánta cantidad debemos aplicar ¡y así nos va! Queridos, si queréis poner cremitas -en la mochila dejamos de usarlas por sistema con número dos porque ¡estaba empeorando!- recordad que son casi como la pasta de dientes. Con un guisantito de crema basta. Y aplicadla dando suaves toquecitos en la piel, no la arrastréis. Que quede una capita fina, mínima, que la piel pueda respirar.
Y si no sois de ponerla en cada cambio de pañal, pero queréis tener alguna crema de referencia por si las cosas se ponen feas ahí abajo, apuntad: cremas con zinc. El zinc evita la proliferación de bacterias y va muy bien tanto en la zona de pañal como en los pliegues -si están macerados-. Aquí mi recomendación sería lavar suavemente la zona, secar muy muy bien con toques para no arrastrar la piel dañada, e incluso con secador ¡pero lejos, que no se queme!, y unos toquecitos de crema reparadora con óxido de zinc. Por si queréis saber más, la que usamos en la mochila es de Isdin.
176836579
Y otro producto que usamos con mucha frecuencia en la mochila, y esto sí que sí ya se acaba (¡prometido!) es el aceite de oliva, con o sin hipérico (buscad en los primeros posts, queridos, que ahí tenéis la “receta” y las bondades del aceite de hipérico, también llamado hierba de San Juan). Para el bebé, o para los demás, cuidamos nuestra piel con un poco de aceite de oliva y, como dicen coloquialmente ¡es mano de santo!

Nada más queridos, gracias por seguir ahí, ¡y hasta el viernes que viene!
Besos mochileros

Estándar

Lagom

¡Buenas tardes queridos!
Como os prometí hace unos días, aquí estoy con la primicia… ¡porque dicen que Lagom va a dar mucho de que hablar este año!
vista-aerea-estocolmo-suecia

Recordaréis que hace relativamente poco estuvo muy de moda todo lo relacionado con el “Hygge” danés, definido como el secreto de la felicidad de Dinamarca, como “lo acogedor”. El término surgió de una palabra noruega que significa bienestar, empezó a utilizarse hace relativamente poco -en el siglo XIX-, y muchos lo visualizamos rememorando tardes de invierno acurrucaditos en un sofá con ropa cómoda, tomando una taza de nuestra bebida favorita mientras leemos/vemos una peli/etc… La idea es relajarse y sentirse “en casa” tanto como sea posible, olvidándose de las preocupaciones de la vida, y eso se puede extrapolar a cualquier espacio en el que pasemos tiempo (oficina, espacios de ocio) con pequeños detalles que consigan que el lugar sea cálido, íntimo, con pequeñas cosas que nos resulten agradables, placenteras.
Con semejante descripción queridos, es lógico querer subirse al carro del hygge ¿verdad? 😉
images (4)
Bueno, pues como os comentaba en Facebook (https://es-es.facebook.com/cuatroenmimochila/) parece que este término empieza a sustituirse por el “Lagom” sueco, con algunas similitudes, y otras muchas diferencias. ¿Queréis saber en qué consiste?
lagom_thumbnail_1_770px_432px
LAGOM
Aunque se desconoce exáctamente cuándo y cómo nació el concepto de lagom, hay textos suecos del siglo XVII que ya hacen referencia a “lag”, que se traduce como ley o equipo. Y ya a partir de ahí existen varias teorías sobre la evolución de esta palabra hasta llegar a lagom (y ahí ya no vamos a entrar, queridos, que me enrollo jejeje).
¿Y qué significa lagom? Pues queridos, significa básicamente “lo justo”. No la mitad, no el promedio, no la autocomplacencia. Lagom es moderación, es cuidado, es… pues eso, lo justo.
descarga
Si profundizamos un poco más en lagom, queridos, podemos llegar a admirar la riqueza de este concepto. Porque lagom es como las tarjetas de crédito ¡personal e intransferible! Para mí, puede ser lagom tomarme una caja de galletas (ahora con la lactancia ¡seguro!), y para ti un cafelito con una pasta. Si es lagom, queridos, ambos tomaremos las galletas de forma consciente (muy mindfulness 😉 ), quedaremos satisfechos aunque no empachados, e incluso habremos hecho previamente una elección de las galletas muy cuidadosa, buscando el sabor, pero también el autocuidado y el cuidado del planeta.
Como veis, lagom puede crecer y crecer y crecer… hasta abarcar todas las facetas de nuestra vida. ¿Más ejemplos?
En casa, pocos muebles, bien elegidos y sostenibles. Ambientes acogedores, auténticos, muy a nuestro gusto y nada abarrotados. Frescura y luz, cariño en los detalles estudiados.
images (1)
En la ropa, ser realmente consciente de nuestro vestuario. No tener ropa “porque sí”, sino prendas que realmente usemos, de tejidos naturales y de calidad. ¡Incluso ropa heredada o de segunda mano! Lagom no está reñido con los presupuestos ajustados, ¡todo lo contrario! Busca despertar nuestra creatividad, y que analicemos otras alternativas… ¿qué tal alguna clase de costura para reutilizar prendas? 🙂
images (2)
En el trabajo, en las relaciones sociales, lagom también busca la mesura. Se busca la cooperación y eficacia en el desempeño de nuestra profesión, cumpliendo los horarios establecidos (por si no lo sabéis, queridos, en los países más al norte, lo de quedarse hasta las tantas en la oficina está mal visto ¡propio de personas poco centradas en su trabajo y desorganizadas!). No se juzga ni se busca la justificación, no son necesarias las “florituras” para venderse. Trabajo bien hecho, y punto. Las reuniones sociales tampoco son un alarde de poderío, y no se busca la comparación ni el derroche. Simplemente estar a gusto (si es al aire libre, mejor)en un ambiente sencillo. ¿Las críticas? Mejor guardarlas. ¿Los elogios? Escasos. Y siempre el respeto, corresponder al otro, y forjarse su lugar.
images (3)
Lagom y nuestra cultura.
Bueno queridos, llegados a este punto ¿cómo aplicar lagom en nuestra vida? ¿es compatible lagom y nuestra forma de ver las cosas? Habitualmente vemos que los países nórdicos y los que vivimos al sur de Europa podemos llegar a tener comportamientos (o así lo percibimos o nos lo muestran) opuestos: en el norte, gente “seria”, más fría y comedida -¿muy lagom?-. En el sur, los amantes de la siesta, la familia, el jolgorio. Son topicazos injustos para ambas culturas, pobretones, ¡e inciertos!
Suecia-naturaleza
Nuestro país, además, es tan rico y variado que podemos encontrar estas dos formas de ver la vida -norte y sur-, por lo que lagom puede estar muy interiorizado en nuestra forma de ser ¡y nosotros sin caer en la cuenta! 😉
Mirad, queridos, a mí lagom me recuerda a la sobriedad y el saber estar típicamente castellanos. Me evoca la Semana Santa en Castilla y León, con sus pasos sencillos e intensos, en contraposición a la andaluza, rica, vivida con pasión, efusiva y colorida… ¿Me entendéis, queridos?
Al final, da igual de dónde llegue la filosofía de vida, y si está o no de moda, si es más exótica y cool o no (¿quién recuerda el “hakuna matata”?). Podemos encontrar coherencia en Hygge, Lagom, y la cultura mediterránea “de manual”… Y de eso se trata, queridos, no tanto de memorizar el libro de turno y cambiar, sino de enriquecernos siendo siempre nosotros mismos, trabajar nuestra felicidad, y trasmitirla.

“Hay belleza que ver y disfrutar. Hay luz que captar y mostrar. Hay vida que vivir. Y entre todo el caos y todo el embrollo de la vida, tiene algo bonito encontrar lagom. Donde todo tiene su sitio. Momentos robados de descanso y equilibrio. Y hasta una sensación de paz”
Jonathan Simcoe, diseñador y fotógrafo.

Hasta la semana que viene queridos, ¡besos mochileros… y lagom! 🙂

(Imágenes: fuente Google
El libro: Lagom, el secreto sueco de la buena vida
Lola A. Akerström, Ed. Urano)

Estándar

Simplifica

¡Buenas noches queridos!
descarga
Os adelantaba el viernes pasado que este post iba sobre los famosos picnics mochileros… ¡Pero esta semana ha sido imposible! Entre la enfermería, el fin de semana tan intenso, los protagonismos y los talleres, además de intentar que la mochila no pereciera bajo los efectos del poco cuidado, ni picnic, ni picnoc. 😉
Así que en lugar de recetas de comer, vamos con un post de recetas de esas de organizarnos (por dentro y por fuera)

Los que me conocéis, sabéis que tanto por circunstancias personales como por el meollo familiar, soy un tanto friki de la organización y limpieza de la casa. Me afecta, y mucho, el desorden -¡y la suciedad ni os digo!-. Ya no me resulta tan complicado seguir unas rutinas con la de horas que paseamos por ahí (¿lo recordáis queridos? ¡Cuatro horas, sólo en trayectos cole-mochila!) y también estamos terminando de gestionar todo lo que quedó en la antigua mochila… y que no cabe en Villa Gotelé ni queriendo (y ahí otra decisión bien tomada, y otro aprendizaje). ¡Pero queda tanto por hacer, siempre quedan tantas cosas!
Multitasking-vs-Single-Tasking-Which-is-More-Effective-862x862
Maternidad y burnout

Queridos, ya os hablé hace muuuucho tiempo del famoso síndrome del quemado (burnout). Pero hace relativamente pocos días, volvió a mí en forma de comentarios en distintas páginas de maternidad que sigo, y que también oigo en las puertas del cole. Todo en la misma sintonía, y seguramente con frases que os sonarán. ¡No llego a más! ¡Es que estamos todo el día de un lado para otro! Tengo millones de tareas pendientes, grandes y pequeñas, y ya no puedo. ¡Y encima me ha tocado tener niños inquietos, mira que les llevamos a cientos de actividades, no pueden parar! Y la de ahora mismo: ¡qué ganas tengo de que termine el cole para que empiecen con los campamentos de verano!
Queridos ¿soy yo la única que alucina con este grado de tensión, de prisas? Mira que también en la mochila nos toca azuzar de vez en cuando a los numeritos (por no decir a diario, jejeje) ¡Los zapatos! ¿Te lavaste los dientes? ¡Corre, corre, que no llegamos a tiempo! Pero una cosa es que por las mañanas nos cueste más o menos arrancar… y otra muy distinta es llevar este ritmo tooooooodo el día. ¡Cómo no vamos a estar estresados, quemados, o lo que queráis queridos!
article-1318531-0B079827000005DC-287_468x511_thumb[11]

Orden y limpieza

Y fijaos qué curioso, en mis páginas favoritas de organización (¿os hago algún día una revisión de esas páginas, a ver qué os parecen y si os resultan útiles?)y en los grupos ¡aparecen los mismos comentarios!
En resumen: hay mucho que hacer/muchas cosas que gestionar… ¡y muy poco tiempo!
reloj-movimiento--478x578
¡Socorro!
Queridos, si todo esto os suena muy familiar, ahora viene cuando lo terminamos de rematar… ¡porque esto puede ser peor! ¿Por qué? Pues porque si esto ya pasa con nuestra parte de vida en la que (creemos) tenemos cierto control, ¡imaginaos si ocurre cualquier imprevisto! ¡El despatarre puede ser total!

¿Entonces qué hago?
Mirad queridos, os pongo un ejemplo de nuestra mochila esta misma semana, para que veáis que la vida es así para todos, aquí no hay historias idílicas ni perfectas, sino reales ¡afortunadamente! 😉

No hijos, mamá no es “multi-tasking” (aunque lo intente).
-¡Mamá! Al final tengo dos papeles en la obra de teatro (Peter Pan): soy el cocodrilo y un niño perdido ¡y me tienes que preparar tú los disfraces!
-¡Mamiiii! Soy la protagonista esta semana, ¡tienes que hablar con la seño, preparar el almuerzo, y el regalo, y las fotos en la cartulina!
-¡Mamá! ¿Te acuerdas del bocadillo solidario? ¿Y de San Isidro? ¿Ya tenemos los trajes?
-¡Mamá! ¿Tú sabes bailar el chotis? Es que tengo que ensayar…
-¡Mamá! ¿Te canto mi chotis del agua? ¡Ay, espera, que me voy a vomitar!
-¡Mamiiii! Que mi hermano me ha quitado un moco, ¡y se lo ha comido! ¡Y yo lo queríaaaa!
-¡Aguuuuu! ¡Buaaaaa!

Queridos, este tipo de conversaciones lo tenemos a diario. Y si sumamos los cumpleaños (los que no se me olvidan ¡ups!), las excursiones, actividades de fin de semana (como ir a acampadas de los scouts o viajes, por ejemplo)y demás, pues aquí al final sale de todo. Y hay días en que dices ¡el mundo por montera! Y otros en los que te pides bajar de él…
Captura-de-pantalla-2016-11-04-a-las-17.55.21

Pero como se suele decir, lo que te pasa es importante, pero es más importante lo que haces con lo que te pasa. ¡Vamos allá! 🙂

Menos es más.

Queridos, os comentaba antes que Villa Gotelé ha supuesto un cambio muy grande con respecto a nuestra forma de vivir. Vale, estar aquí en Madrid nos ha cambiado mucho los esquemas, pero lo que viene a cuento es la mochila…
¡Prácticamente se ha reducido a la mitad!
Me podréis preguntar cómo se hace éso,cómo gestionamos lo de arriba, y la respuesta es muy sencilla: SIMPLIFICA.
475559414

Simplifica pero de verdad, es decir, valora realmente qué necesitas para vivir, y qué es accesorio. Queridos, mantener una casa, y estar realmente a gusto, pasa por tener pocos trastos. ¡Más rápido todo, y más tiempo libre!
Podemos aprovechar la tan instaurada “limpieza de primavera” para donar, vender, o directamente tirar cosas. Porque ¿hace falta que tengamos 12 pares de zapatos, o 10 abrigos? ¿Ese aparato que queremos arreglar hace años… realmente lo vamos a hacer? ¿Esos libros que hemos leído 20 veces, es necesario quedárnoslos?

Simplifica también significa poner en orden e interiorizar las rutinas diarias. Valorar qué tareas debemos hacer a diario/semanalmente/cada mes, etc y cómo lo vamos a hacer.
En ese sentido queridos, aquí hemos añadido 😉 ¡Ahora tenemos a Mari Pili! ¡Y nos gusta tanto que hemos comprado otra para Santa madre! Y para que no flipéis os aclaro: Mari Pili es una aspiradora-escoba sin cable, que en la mochila está haciendo furor. Y no, no es la Dyson (que cuestan una pasta) pero está muy apañada, y lo más importante, tiene filtro HEPA para que no me dé un arrechucho con el tema del polvo y los ácaros. La decisión de poner una Mari Pili en nuestras vidas también fue muy meditada, analizando pros y contras, y la verdad es que la usamos muchíiiiiisimo. ¡Mayores, y numeritos también!
Limpiar-hogar-de-alergias_Dcha

Simplifica también significa aceptar que las cosas se deben ir haciendo de una en una, y esforzarnos por empezar… y terminar lo que hacemos. Que es importante planificar, listar, o el método que mejor nos vaya -para no olvidar las tareas muy relevantes- y también delegar con las pequeñas. Que priorizar, tener claros nuestros valores y límites, puede suponer una gran diferencia. Como ejemplo queridos, la siguiente reflexión: “¿Vives para trabajar o trabajas para vivir?”
En la mochila, lo hemos dejado así: disfraces del teatro -aplazado por enfermería-, las cosas de la semana del protagonista -a una por día, organizadas y terminadas para el día anterior (por si surgía algún imprevisto)-, los chulapos -comprados en un chino-, el chotis -youtube ¡yo no sé, qué le vamos a hacer jeje!-, la enfermería -cuidados, mimos y paciencia-, y el moco… ¡a reírse un buen rato! XD

Simplifica significa además dejar tiempo para respirar, para vivir un poco. En ocasiones llenamos la agenda hasta lo inimaginable. La nuestra, y la de los niños. ¿Es necesario que tengan un horario de más de 8 ó 10 horas de actividades? ¿Realmente mejorará su futuro si va a kárate, guitarra, natación, fútbol, repaso, yoga y cien cosas más? ¿Cuándo van a tener tiempo para ir a un parque, o al bosque, sencillamente a respirar, a jugar libremente, a disfrutar plenamente de nuestra compañía? ¿Cuándo pueden ser niños?
Ayer mismo leía un artículo de opinión en el que se afirmaba que los niños de hoy en día presentan un montón de síntomas compatibles con un déficit de atención e hiperactividad, que no correspondían con padecer un trastorno establecido ¡sino con una vida excesivamente estructurada!
Os dejo este vídeo, que creo ya compartí, pero que refleja muy bien lo que comentamos

Así que, queridos, simplifica sería también frenar un poco… Menos es más también quiere decir menos velocidad para vivir conscientemente, para darnos cuenta de lo que estamos haciendo, y con quién. ¡Y para eso, nada mejor que la práctica de mindfulness!
En la mochila, en ese sentido, también vamos progresando. Hemos encontrado un parque estupendo en el que jugar, pasar el día, y también participar en actividades toda la familia -si nos apetece-. ¡Y en breve termina el cole por la tarde, así que dispondremos de más tiempo libre para salir a que nos dé el aire! La naturaleza, el contacto con el verde 🙂 es necesario, me atrevo a decir que vital para nuestra salud. ¡Y ahora es el momento propicio, con los días más largos y una temperatura muy apetecible! Eso sí, si decidimos salir con la familia, que no haya aparatos de por medio… que las nuevas tecnologías nos faciliten la vida, y no interfieran en ella. ¿Qué opináis queridos? ¿Sois de los de salir al campo y desesperarse porque no os llegan los datos, o de los de dejar el móvil aparcado -sólo por si hay alguna emergencia-?
principal
Queridos, simplificar y frenar, detenerse un ratito en el camino a observar y a disfrutar. ¿Es un reto? ¿Real o utópico? ¿Necesario o no?
Os dejo con estas reflexiones, esperando os sirvan para valorar vuestra meta, vuestro propósito vital, y os invito a comentar cómo lo percibís vosotros. Como siempre, queridos, el buzón de la mochila os espera, y yo también. Con cariño, agradecimiento, y las puertas de la mochila bien abiertas. ¡Os espero la semana que viene, esta vez sí con menús saludables para picnic -o para llevar al trabajo-! 😉

Estándar

Levadura de mis amores (parte II)

¡Buenos días queridos!
Hoy viernes hacemos un último repaso a esto de la masa madre, que ya sabéis “lo poco gusta y lo mucho cansa” 😉
¿Algún intrépido mochilero se ha animado con la mascota?

Las recetas de hoy son recetas digamos intermedias… Ni tan facilonas como la pizza, ni tan trabajosas como el pan (lo de trabajosa lo digo por los 10 minutos de amasado que os comentaba, personalmente no creo que sea para tanto) 🙂

Empezaremos con unos riquísimos English muffins, que son básicamente unos bollitos neutros que te sirven para casi de todo (desde comerse tal cual hasta rellenarlos y enviar a los peques al cole más contentos que unas pascuas).
Y luego haremos un aperitivo muy rico y resultón: ¡crackers! Tan personalizables como queráis queridos, y también una delicia.

1.-English muffins.
Queridos, para esta receta probé tres versiones diferentes, cada una con unos ingredientes y texturas diferentes. Y me quedo con la más sencilla. Panecillos hechos en sartén. Punto. Lo bueno que tiene esta receta, es que casi no se amasa (sí queridos, ¡tal cual!), así que una complicación menos. ¿Lo malo? Tienes que pringarte un poco más los dedos, porque la masa es un pelín pegajosa. ¿Queréis saber más?
Ahí van los ingredientes:
1 taza de masa madre
2 tazas de agua/leche/bebida vegetal
4 tazas de harina (nosotros hemos usado mitad trigo, mitad espelta)
En una primera fase mezclaremos estos ingredientes, cubriremos y dejaremos reposar unas 8 horas (como os decía la semana pasada, lo hacemos por la noche y lo tenemos listo a la mañana siguiente… ¡menudo desayuno! 😉 )
IMG_20180419_065423
Una vez la masa ha reposado, añadimos dos cucharadas de sal, y otras dos de bicarbonato -¡pero si no tenéis, no pasa nada! El bicarbonato añade un poco más de gas a la masa, y salen quizá un pelín más esponjosos, pero no es imprescindible-.
Mezclamos otra vez, muy bien para que se integre todo. Nos quedará una masa bastante pegajosa queridos, ¡es así! Ahora toca pringarse bien los dedos e ir cocinando los muffins.
IMG_20180419_070515
Pondremos un poco de mantequilla/margarina vegetal/aceite (a nosotros nos gusta más con margarina vegetal) en una sarten y calentaremos bien. Vamos añadiendo la masa -más o menos a tamaño puñao, jejeje-, con lo que nos saldrán unos 12 muffins. Bajaremos el fuego y lo dejaremos cocinar durante unos 7 minutos. Si habéis probado a hacer tortitas, es más o menos lo mismo… veréis cómo empiezan a salir unas burbujitas. La prueba definitira es tocar el borde del muffin, si no se pega, es momento de darle la vuelta. Esperaremos otros 5 minutos ¡y a preparar otra tanda!

Y ahora queridos, ¡viene lo más difícil! ¿Lo tomáis caliente, templado o frío? ¿Relleno, o sin rellenar? ¿Dulce o salado? ¿Lo hacéis un poco a la plancha, abierto por la mitad, o lo dejáis sin tostar? ¡Ay, queridos, las combinaciones son infinitas! ¡Ya me contaréis! 😉

2.-Crackers
Para finalizar, una receta muy muy fácil… ¿Os acordáis del pan? Pues es algo parecido ¡pero sin apenas levar! Apuntad, queridos:
1 taza de masa madre
2 tazas de harina
1/2 taza de agua
Sal y especias al gusto
Vamos a mezclar todos los ingredientes, añadiendo un poco más de agua si lo veis necesario, hasta obtener una mezcla con la consistencia de la masa de pan (elástica, suave y manejable).
IMG_20180503_194327
Dividiremos esta masa en dos porciones, y aplanaremos cada una sobre una bandeja de horno, lo más finita posible. Nosotros preparamos una bandeja con sal, y otra con sal, ajo y perejil.
Marcamos con un cuchillo haciendo cuadraditos o rectángulos -ya que es lo más sencillo-.


En cuanto estén listas las bandejas, encenderemos el horno a 200 grados y esperaremos a que esté bien caliente antes de introducir la masa. Hornearemos a esta temperatura durante unos 20 minutos, hasta que estén bien doraditos y crujientes.
IMG_20180503_200938
Sólo queda enfriar los crackers encima de una rejilla, y romperlos en las porciones que previamente hemos marcado con el cuchillo. ¡Y a disfrutar!
IMG_20180503_203145

¡Bueno queridos! ¿Qué os parece? ¿Lo intentaréis y me contáis? ¡Seguro que con vuestro toque particular quedan espectaculares, id comentando porfa!
Y para la semana que viene… ¿os apetece ir de picnic? 🙂 🙂 🙂
Besos mochileros, feliz fin de semana

Estándar